Norma 9. Definición de bienes de carácter civil

Norma 9. Son bienes de carácter civil todos los bienes que no son objetivos militares.
Volumen II, capítulo 2, sección C.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable tanto en los conflictos armados internacionales como en los no internacionales. La definición de bienes de carácter civil debe leerse junto con la definición de objetivos militares: sólo pueden atacarse los bienes que cumplen la definición de objetivo militar; los demás bienes están protegidos contra a los ataques.
Esta definición de bienes de carácter civil se expresa en el párrafo 1 del artículo 52 del Protocolo adicional I, al que no se ha hecho ninguna reserva.[1] En la Conferencia Diplomática que culminó con la aprobación de los Protocolos adicionales, México declaró que el artículo 52 era tan fundamental que “no puede ser objeto de ningún tipo de reservas porque éstas serían incompatibles con el objetivo y el fin del Protocolo I, negándolo en su esencia”.[2] La misma definición se ha utilizado de forma sistemática en tratados ulteriores, en particular el Protocolo II, el Protocolo II enmendado y el Protocolo III de la Convención sobre ciertas armas convencionales.[3] Cuando se firmó el Estatuto de la Corte Penal Internacional, Egipto declaró que el término “bienes de carácter civil” debía entenderse de conformidad con la definición expresada en el Protocolo adicional I.[4]
Numerosos manuales militares contienen esta definición de bienes de carácter civil,[5] incluidos los de Estados que no son Partes, o no lo eran a la sazón, en el Protocolo adicional I.[6]
Aunque esta definición no se incluyó en el Protocolo adicional II, se ha expresado ulteriormente en el derecho convencional aplicable en los conflictos armados no internacionales, concretamente en el Protocolo II enmendado de la Convención sobre ciertas armas convencionales.[7] Esta definición de bienes de carácter civil se establece también en el Protocolo III de la Convención sobre ciertas armas convencionales, que es aplicable a los conflictos armados no internacionales a raíz de una enmienda de su artículo 1 aprobada por consenso en 2001.[8]
Asimismo, la definición de bienes de carácter civil aparece en manuales militares que son aplicables o se han aplicado en conflictos armados no internacionales.[9]
No se ha hallado ninguna práctica oficial contraria en relación con los conflictos armados internacionales o no internacionales en el sentido de que no se ha propuesto oficialmente ninguna otra definición de bienes de carácter civil. En algunos manuales militares se definen los bienes de carácter civil como “bienes que no se utilizan con fines militares”.[10] Esta definición no es incompatible con esta norma, pero hace más bien hincapié en el hecho de que los bienes de carácter civil pierden su protección contra los ataques si se utilizan con un propósito militar, convirtiéndose por ello en objetivos militares (véase la norma 10).
La práctica de los Estados considera las zonas civiles, los pueblos, las ciudades, las aldeas, las zonas residenciales, las viviendas, los edificios, las casas y las escuelas,[11] los medios civiles de transporte,[12] los hospitales, los establecimientos médicos y las unidades sanitarias,[13] los monumentos históricos, los lugares de culto y los bienes culturales,[14] así como el medio ambiente natural[15] como bienes civiles prima facie, siempre y cuando, en el último análisis, no se hayan convertido en objetivos militares (véase la norma 10). Por lo general, se han condenado los ataques señalados contra esos bienes. [16]
[1] Protocolo adicional I (1977), art. 52, párr. 2 (aprobado por 79 votos a favor, ninguno en contra y 7 abstenciones) (ibíd., párr. 660).
[2] México, declaración en la CDDH (ibíd., párr. 679).
[3] Protocolo II de la Convención sobre ciertas armas convencionales (1980), art. 2, párr. 5 (ibíd., párr. 661); Protocolo II enmendado de la Convención sobre ciertas armas convencionales (1996), art. 2, párr. 7 (ibíd., párr. 661); Protocolo III de la Convención sobre ciertas armas convencionales (1980), art. 1, párr. 4 (ibíd., párr. 662).
[4] Egipto, declaraciones realizadas en la firma del Estatuto de la CPI (1998) (ibíd., párr. 663).
[5]V., v.g., los manuales militares de Argentina, Australia, Camerún, Canadá, Colombia, España, Estados Unidos, Kenya, Madagascar, Países Bajos, Reino Unido y Sudáfrica (ibíd., párr. 665), Benin (ibíd., párr. 666), Croacia (ibíd., párr. 667), Ecuador (ibíd., párr. 668), Estados Unidos (ibíd., párr. 673), Francia (ibíd., párr. 669), Italia (ibíd., párr. 670), Suecia (ibíd., párr. 671), Togo (ibíd., párr. 672) y Yugoslavia (ibíd., párr. 674).
[6]V., v.g., los manuales militares de los Estados Unidos (ibíd., párr. 665), Francia (ibíd., párr. 669), Kenya (ibíd., párr. 665) y Reino Unido (ibíd., párr. 665).
[7]Protocolo II enmendado de la Convención sobre ciertas armas convencionales (1996), art. 2, párr. 7 (ibíd., párr. 661).
[8]Protocolo III de la Convención sobre ciertas armas convencionales (1980), art. 1, párr. 4 (ibíd., párr. 662).
[9] V., v.g., los manuales militares de Colombia, Kenya, Madagascar y Sudáfrica (ibíd., párr. 665), Benin (ibíd., párr. 666), Croacia (ibíd., párr. 667), Ecuador (ibíd., párr. 668), Italia (ibíd., párr. 670), Togo (ibíd., párr. 672) y Yugoslavia (ibíd., párr. 674).
[10]V. los manuales militares de Benin (ibíd., párr. 666), Croacia (ibíd., párr. 667), Francia (ibíd., párr. 669), Italia (ibíd., párr. 670) y Togo (ibíd., párr. 672).
[11]V. la práctica citada en ibíd., párrs. 199 a 264.
[12]V. la práctica citada en ibíd., párrs. 265 a 315.
[13]V. la práctica citada en el vol. II, cap. 7.
[14]V. la práctica citada en el vol. II, cap. 12.
[15]V. la práctica citada en el vol. II, cap. 14.
[16]V., v.g., las declaraciones de Croacia (citada en vol. II, cap. 2, párr. 145), Egipto (ibíd., párr. 146), Estados Unidos, la CE y sus Estados miembros y la URSS (ibíd., párr. 147), Emiratos Árabes Unidos (ibíd., párr. 157), Eslovenia (ibíd., párr. 155), Mozambique (ibíd., párr. 152) y Reino Unido (ibíd., párr. 159).