Norma 69. Pérdida de la inviolabilidad parlamentaria

Norma 69. Los parlamentarios que aprovechen su posición privilegiada para cometer un acto contrario al derecho internacional y perjudicial para el adversario pierden su inviolabilidad.
Volumen II, capítulo 19, sección D.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable tanto en los conflictos armados internacionales como en los no internacionales.
Se trata de una antigua norma de derecho internacional consuetudinario que se reconocía ya en la Declaración de Bruselas y el Manual de Oxford, y que se codificó en el Reglamento de La Haya.[1] Varios manuales militares la confirman.[2] Algunos de esos manuales son aplicables, o se han aplicado, en conflictos armados no internacionales.[3] No se ha hallado ninguna práctica oficial contraria.
Algunos ejemplos de casos en que un parlamentario se ha aprovechado de su posición privilegiada citados en la práctica comprenden: obtener información, cometer actos de sabotaje, inducir a los soldados a colaborar en la obtención de información, instigar a los soldados a negarse a cumplir su deber, incitar a los soldados a desertar y organizar actividades de espionaje en el territorio de la parte adversa.[4]
La pérdida de la inviolabilidad significa que el parlamentario puede ser retenido como prisionero y juzgado con arreglo a la legislación nacional. En ese caso, se aplicarían las garantías fundamentales referidas en el capítulo 32, en particular el derecho a un juicio justo (véase la norma 100).
[1]Declaración de Bruselas (1874), art. 45 (ibíd., párr. 290); Manual de Oxford (1880), art. 31 (ibíd., párr. 291); Reglamento de La Haya (1907), art. 34 (ibíd., párr. 289).
[2]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 297), Argentina (ibíd., párr. 294), Bélgica (ibíd., párr. 295), Canadá (ibíd., párr. 296), España (ibíd., párrs. 300 y 301), Estados Unidos (ibíd., párr. 304), Italia (ibíd., párr. 298), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 299), Reino Unido (ibíd., párr. 303), Suiza (ibíd., párr. 302) y Yugoslavia (ibíd., párr. 305).
[3]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 297), Italia (ibíd., párr. 298) y Yugoslavia (ibíd., párr. 305).
[4]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 297), Bélgica (ibíd., párr. 295), Canadá (ibíd., párr. 296), España (ibíd., párrs. 300 y 301) y Yugoslavia (ibíd., párr. 305), así como la legislación de Yugoslavia (ibíd., párr. 308).