Norma 36. Zonas desmilitarizadas 

Norma 36. Queda prohibido lanzar un ataque contra una zona desmilitarizada de común acuerdo entre las partes en conflicto.
Volumen II, capítulo 11, sección B.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable tanto en los conflictos armados internacionales como en los no internacionales.
Los ataques a una zona desmilitarizada constituyen una infracción grave del Protocolo adicional I.[1] En general, se entiende por zona desmilitarizada aquella que, por acuerdo entre las partes en conflicto, no puede ser ocupada o utilizada con fines militares por ninguna de ellas. Esa zona puede establecerse en tiempo de paz o en tiempo de conflicto armado. El párrafo 3 del artículo 60 del Protocolo adicional I ofrece una orientación sobre los términos de un acuerdo para establecer una zona desmilitarizada, pero esos acuerdos pueden adaptarse a cada situación concreta, como se reconoce en el artículo 60.[2] La protección de la zona desmilitarizada cesa si una de las partes comete una violación grave del acuerdo por el que se establece la zona.[3] La práctica indica que la supervisión internacional es un buen método para verificar el respeto de las condiciones pactadas.[4] El acuerdo puede autorizar la presencia de fuerzas policiales o de mantenimiento de la paz con el único fin de mantener la ley y el orden en la zona sin que ésta pierda su carácter desmilitarizado.
En numerosos manuales militares se prevé el establecimiento de zonas desmilitarizadas y se prohíbe su ataque.[5] La legislación de muchos países tipifica como delito los ataques a las zonas desmilitarizadas.[6] Se han establecido zonas desmilitarizadas tanto en conflictos armados internacionales como en no internacionales, por ejemplo, en los conflictos entre la India y Pakistán, Corea del Norte y Corea del Sur, Israel y Siria, Israel y Egipto, e Irak y Kuwait, así como en los conflictos en Bosnia y Herzegovina, Colombia y Nicaragua.[7] En general, se han condenado las presuntas violaciones del estatuto de zona desmilitarizada.[8]
[1]Protocolo adicional I (1977), art. 85, párr. 3, apdo. d) (aprobado por consenso) (citado en vol. II, cap. 11, párr. 106).
[2]Protocolo adicional I (1977), art. 60, párr. 3 (aprobado por consenso). Establece, inter alia, que: “Normalmente, será objeto de tal acuerdo una zona que reúna las condiciones siguientes: a) deberán haberse evacuado todos los combatientes, así como las armas y el material militar móviles; b) no se hará uso hostil de las instalaciones o los establecimientos militares fijos; c) ni las autoridades ni la población cometerán actos de hostilidad; y d) deberá haber cesado toda actividad relacionada con el esfuerzo militar”.
[3]Protocolo adicional I (1977), art. 60, párr. 7 (aprobado por consenso) (citado en vol. II, cap. 11, párr. 105).
[4] V., v.g., Disengagement Agreement between Israel and Syria (ibíd., párr. 64), Agreement on Demilitarization of Srebrenica and Zepa, art. 3 (ibíd., párr. 67), la declaración de Bosnia y Herzegovina (ibíd., párr. 169), así como la práctica referida de Pakistán (ibíd., párr. 175).
[5] V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 116), Argentina (ibíd., párr. 108), Australia (ibíd., párr. 109), Benin (ibíd., párr. 110), Camerún (ibíd., párr. 111), Canadá (ibíd., párr. 112), Croacia (ibíd., párr. 113), Ecuador (ibíd., párr. 114), España (ibíd., párr. 125), Estados Unidos (ibíd., párrs. 128 a 130), Francia (ibíd., párr. 115), Hungría (ibíd., párr. 117), Italia (ibíd., párrs. 118 y 119), Kenya (ibíd., párr. 120), Nigeria (ibíd., párr. 123), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 122), Países Bajos (ibíd., párr. 121), Sudáfrica (ibíd., párr. 124), Suiza (ibíd., párr. 126), Togo (ibíd., párr. 127) y Yugoslavia (ibíd., párr. 131).
[6] V., v.g., la legislación de Alemania (ibíd., párr. 148), Armenia (ibíd., párr. 133), Australia (ibíd., párrs. 134 y 135), Azerbaiyán (ibíd., párr. 136), Belarús (ibíd., párr. 137), Bélgica (ibíd., párr. 138), Bosnia y Herzegovina (ibíd., párr. 139), Canadá (ibíd., párr. 140), Chipre (ibíd., párr. 143), Croacia (ibíd., párr. 142), Eslovaquia (ibíd., párr. 159), Eslovenia (ibíd., párr. 160), España (ibíd., párr. 161), Estonia (ibíd., párr. 146), Georgia (ibíd., párr. 147), Hungría (ibíd., párr. 149), Irlanda (ibíd., párr. 150), Islas Cook (ibíd., párr. 141), Lituania (ibíd., párr. 153), Níger (ibíd., párr. 157), Noruega (ibíd., párr. 158), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 155), Países Bajos (ibíd., párr. 154), Reino Unido (ibíd., párr. 163), República Checa (ibíd., párr. 144), Tayikistán (ibíd., párr. 162), Yemen (ibíd., párr. 164), Yugoslavia (ibíd., párr. 165) y Zimbabwe (ibíd., párr. 166); v. también los proyectos de ley de Argentina (ibíd., párr. 132), El Salvador (ibíd., párr. 145), Jordania (ibíd., párr. 151), Líbano (ibíd., párr. 152) y Nicaragua (ibíd., párr. 156).
[7] V. Karachi Agreement, párr. D (ibíd., párr. 62); Acuerdo de Armisticio de Panmunjom (1953), art. I, párrs. 6 y 10 (ibíd., párr. 63); Disengagement Agreement between Israel and Syria (ibíd., párr. 64); Peace Treaty between Israel and Egypt (ibíd., párr. 66); Agreement on Demilitarisation of Srebrenica and Zepa (ibíd., párr. 67); la práctica de Colombia (ibíd., párr. 89), Irak y Kuwait (ibíd., párr. 90) y Nicaragua (ibíd., párr. 91).
[8] V., v.g., Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Declaración del Presidente (ibíd., párr. 94); Secretario General de las Naciones Unidas, Informe sobre la UNIKOM (ibíd., párr. 96); Secretario General de las Naciones Unidas, Informe sobre la Misión de las Naciones Unidas en Prevlaka (ibíd., párr. 97); la práctica de Bosnia y Herzegovina (ibíd., párr. 169) y la República Popular Democrática de Corea (ibíd., párr. 173); la práctica referida de Irán (ibíd., párr. 172) y Pakistán (ibíd., párr. 175).