Norma 147. Represalias contra bienes protegidos 

Norma 147. Quedan prohibidas las represalias contra los bienes protegidos por los Convenios de Ginebra y la Convención de La Haya para la protección de los bienes culturales.
Volumen II, capítulo 41, sección D.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable en los conflictos armados internacionales.
En el IV Convenio de Ginebra se establece que están prohibidas las represalias contra los bienes de las personas protegidas, es decir, las personas civiles que están en poder de la parte adversa.[1] En varios manuales militares se prohíben las represalias contra los bienes de las personas protegidas por el IV Convenio de Ginebra,[2] mientras que en otros se prohíben las represalias contra los bienes de las personas protegidas en general.[3] El manual de campaña y el manual operacional de derecho de los Estados Unidos extienden esa prohibición a los bienes de todas las personas protegidas por los Convenios de Ginebra, incluidos los bienes de los heridos, los enfermos y los náufragos, así como de los prisioneros de guerra.[4]
En los Convenios de Ginebra I y II se prohíben las represalias contra edificios, buques y equipos sanitarios protegidos en virtud de los mismos.[5] Estas prohibiciones se expresan, asimismo, en numerosos manuales militares.[6]
La Convención de La Haya para la protección de los bienes culturales prohíbe las “medidas de represalia contra los bienes culturales” que revisten gran importancia para el patrimonio cultural de un pueblo.[7] La Convención ha sido ratificada por 114 países. Como se señala en el capítulo 12 sobre los bienes de carácter cultural, existe un amplio consenso en que los principios fundamentales de protección y preservación de los bienes culturales enunciados en la Convención reflejan el derecho internacional consuetudinario, tal como han afirmado la Conferencia General de la UNESCO[8] y algunos Estados que no son Parte en la Convención.[9] En el apartado c) del artículo 53 del Protocolo adicional I se prohíben las represalias contra los monumentos históricos, obras de arte o lugares de culto que constituyan el patrimonio cultural o espiritual de los pueblos.[10]
La prohibición de las represalias contra los bienes de carácter cultural figura también en numerosos manuales militares y en legislaciones nacionales, incluidas las de Estados que no son Partes en la Convención de La Haya.[11] Según el informe sobre la práctica de Irán, durante su guerra con Irak excluyó específicamente las ciudades santas iraquíes de sus actos de represalia.[12] Existe alguna práctica contraria, ya que la reserva del Reino Unido al Protocolo adicional I relativa a las represalias abarca el artículo 53 sobre bienes de carácter cultural.[13] Esta práctica contraria parece demasiado limitada para impedir la formación de la norma de derecho internacional consuetudinario que prohíbe atacar los bienes de carácter cultural como represalia.
Además de las disposiciones que constan en los Convenios de Ginebra y la Convención de La Haya para la protección de los bienes culturales, el Protocolo adicional I ha introducido la prohibición de los ataques a los siguientes bienes como represalia durante la conducción de las hostilidades: los bienes de carácter civil en general (artículo 52); los monumentos históricos, obras de arte o lugares de culto que constituyen el patrimonio cultural o espiritual de los pueblos (artículo 53); los bienes indispensables para la supervivencia de la población civil (artículo 54); el medio ambiente natural (artículo 55); y las obras e instalaciones que contengan fuerzas peligrosas, a saber, las presas, los diques y las centrales nucleares de energía eléctrica (artículo 56).[14]
La práctica con respecto a las represalias contra estos bienes de carácter civil, en la medida en que no son propiedad de las personas civiles protegidas por el artículo 33 del IV Convenio de Ginebra, es similar, pero no tan amplia como la relativa a las represalias contra las personas civiles durante la conducción de las hostilidades. Si bien la mayoría de los países se ha comprometido ya específicamente a no tomar medidas de represalia contra tales bienes, debido a la existencia de práctica contraria,[15] aunque sea muy escasa, es difícil llegar a la conclusión de que esta tendencia se ha cristalizado ya en una norma consuetudinaria que prohíbe específicamente las represalias contra esos bienes de carácter civil en todas las situaciones. Sin embargo, también es difícil afirmar que sigue existiendo el derecho a recurrir a ese tipo de represalias en base a la práctica de un número restringido de países, en algunos casos también ambigua.
No se han hallado casos concretos de represalias contra los bienes mencionados. Muy probablemente, ese tipo de represalias serían condenadas, en particular porque afectarían tanto a los bienes como a la población civil.
[1]IV Convenio de Ginebra (1949), art. 33 (ibíd., párr. 783).
[2]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párrs. 811 y 812), Argentina (ibíd., párrs. 794 a 796), Bélgica (ibíd., párr. 799), Benin (ibíd., párr. 801), Canadá (ibíd., párr. 804), Ecuador (ibíd., párr. 808), España (ibíd., párr. 822), Estados Unidos (ibíd., párrs. 827 a 833), Kenya (ibíd., párr. 816), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 820), Reino Unido (ibíd., párrs. 825 y 826) y República Dominicana (ibíd., párr. 807).
[3]V., v.g., los manuales militares de Benin (ibíd., párr. 801), Croacia (ibíd., párr. 806), Hungría (ibíd., párr. 813), Indonesia (ibíd., párr. 814), Italia (ibíd., párr. 815), Kenya (ibíd., párr. 816), Reino Unido (ibíd., párr. 826), Sudáfrica (ibíd., párr. 821) y Togo (ibíd., párr. 824); v. también la legislación de Colombia (ibíd., párr. 837).
[4]Estados Unidos, Field Manual (ibíd., párr. 827) y Operational Law Handbook (ibíd., párr. 831).
[5]I Convenio de Ginebra (1949), art. 46 (ibíd., párr. 880); II Convenio de Ginebra (1949), art. 47 (ibíd., párr. 881).
[6]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párrs. 902 y 903), Australia (ibíd., párrs. 891 y 892), Benin (ibíd., párr. 893), Burkina Faso (ibíd., párr. 894), Camerún (ibíd., párr. 895), Canadá (ibíd., párr. 896), Congo (ibíd., párr. 898), Croacia (ibíd., párr. 897), Ecuador (ibíd., párr. 899), España (ibíd., párr. 913), Estados Unidos (ibíd., párrs. 918 a 922), Francia (ibíd., párrs. 900 y 901), Hungría (ibíd., párr. 904), Indonesia (ibíd., párr. 905), Italia (ibíd., párr. 906), Kenya (ibíd., párr. 907), Madagascar (ibíd., párr. 908), Marruecos (ibíd., párr. 909), Nigeria (ibíd., párr. 912), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 911), Países Bajos (ibíd., párr. 910), Reino Unido (ibíd., párrs. 916 y 917), Suecia (ibíd., párr. 914), Togo (ibíd., párr. 915) y Yugoslavia (ibíd., párr. 923).
[7]Convención de La Haya para la protección de los bienes culturales (1954), art. 4, párr. 4 (ibíd., párr. 950).
[8] V. UNESCO, Conferencia General, Res. 3.5 (citada en vol. II, cap. 12, párr. 419).
[9] V., v.g., Estados Unidos, Annotated Supplement to the Naval Handbook (ibíd., párr. 103).
[10] Protocolo adicional I (1977), art. 53, apdo. c) (aprobado por consenso) (citado en vol. II, cap. 41, párr. 951).
[11] V. la práctica de Alemania (ibíd., párrs. 972 a 974), Argentina (ibíd., párrs. 960 y 991), Australia (ibíd., pá- rrs.961 y 962), Azerbaiyán (ibíd., párr. 992), Bélgica (ibíd., párr. 963), Benin (ibíd., párr. 964), Burkina Faso (ibíd., párr. 965), Camerún (ibíd., párr. 966), Canadá (ibíd., párr. 967), Colombia (ibíd., párr. 993), Congo (ibíd., párr. 968), Croacia (ibíd., párr. 969), España (ibíd., párrs. 982 y 995), Estados Unidos (ibíd., párrs. 987 y 989), Francia (ibíd., párrs. 970 a 971), Hungría (ibíd., párr. 975), Indonesia (ibíd., párr. 976), Italia (ibíd., párrs. 977 y 994), Kenya (ibíd., párr. 978), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 981), Países Bajos (ibíd., párrs. 979 y 980), Suecia (ibíd., párr. 983), Suiza (ibíd., párrs. 984 y 996), Togo (ibíd., párr. 985) y Yugoslavia (ibíd., párr. 990). Benin, Estados Unidos, Kenya y Togo no son Parte en la Convención de La Haya.
[12]V. el informe sobre la práctica de Irán (ibíd., párr. 1004).
[13]Reino Unido, reserva realizada cuando ratificó el Protocolo adicional I (1977) (ibíd., párr. 955).
[14]Protocolo adicional I (1977), art. 52 (aprobado por 79 votos a favor, ninguno en contra y 7 abstenciones) (ibíd., párr. 784), art. 53 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 951), art. 54 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 1020), art. 55 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 1075) y art. 56 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 1136).
[15]Por lo que respecta a las represalias contra el patrimonio cultural, véase la práctica de Alemania (ibíd., párr. 953), Egipto (ibíd., párr. 952), Estados Unidos (ibíd., párrs. 988 y 1010 a 1012), Italia (ibíd., párr. 954) y Reino Unido (ibíd., párrs. 955 y 1009), pero véase la práctica de Estados Unidos que prohíbe las represalias contra “edificios religiosos o culturales” (ibíd., párr. 989, v. también ibíd., párr. 987). Por lo que respecta a las represalias contra bienes indispensables para la supervivencia de la población civil, véase la práctica de Alemania (ibíd., párr. 1022), Egipto (ibíd., párr. 1021), Estados Unidos (ibíd., párrs. 1065 a 1067), Italia (ibíd., párr. 1023) y Reino Unido (ibíd., párrs. 1024 y 1064), pero véase la práctica de Estados Unidos que prohíbe las represalias contra esos bienes (ibíd., párr. 1052). Por lo que respecta a las represalias contra el medio ambiente natural, véase la práctica de Alemania (ibíd., párr. 1077), Egipto (ibíd., párr. 1076), Estados Unidos (ibíd., párrs. 1106 y 1124 a 1126), Italia (ibíd., párr. 1078) y Reino Unido (ibíd., párrs. 1079 y 1123). Por lo que respecta a las represalias contra obras e instalaciones que contengan fuerzas peligrosas, véase la práctica de Alemania (ibíd., párr. 1139), Egipto (ibíd., párr. 1137), Estados Unidos (ibíd., párrs. 1184 a 1186), Italia (ibíd., párr. 1140) y Reino Unido (ibíd., párr. 1183).