Norma 140. Principio de reciprocidad 

Norma 140. La obligación de respetar y hacer respetar el derecho internacional humanitario no depende de la reciprocidad.
Volumen II, capítulo 40, sección B.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable tanto en los conflictos armados internacionales como en los no internacionales. No debe confundirse esta norma con el concepto de represalias, que se aborda en el capítulo 41.
Los Convenios de Ginebra destacan, en el artículo 1 común, que las Altas Partes Contratantes se comprometen a respetar y a hacer respetar los Convenios “en todas las circunstancias”.[1] Las normas enunciadas en el artículo 3 común deben observarse también “en todas las circunstancias”.[2] En la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados se reconoce, de manera general, que el respeto de los tratados “de carácter humanitario” no puede estar supeditado a su respeto por otros Estados Partes.[3]
La norma que establece que debe respetarse el derecho internacional humanitario aunque la parte adversa no lo haga figura en muchos manuales militares, algunos de ellos aplicables en los conflictos armados no internacionales.[4] En algunos manuales militares se explica que el respeto del derecho tiene la utilidad práctica de incitar al adversario a respetarlo a su vez, aunque ello no implica que el respeto esté supeditado a la reciprocidad.[5] El Tribunal Especial de Casación de los Países Bajos en el asunto Rauter, en 1948, y el Tribunal Miliar de los Estados Unidos en Nuremberg en el asunto Von Leeb, en 1947 y 1948, rechazaron el razonamiento de que los acusados habían quedado libres de la obligación de respetar el derecho internacional humanitario porque el adversario lo había violado.[6] Diversas declaraciones oficiales corroboran también esta norma.[7]
La Corte Internacional de Justicia , en el asunto Namibia , en 1971, y el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, en su examen del auto de acusación en el asunto Martic, en 1996, así como en su sentencia en el asunto Kupreskic, en 2000, declararon que las obligaciones jurídicas de carácter humanitario no podían depender de la reciprocidad.[8] Estas declaraciones y el contexto en que se efectuaron dejan claro que este principio es válido para cualquier obligación de carácter humanitario, ya sea en los conflictos armados internacionales o en los no internacionales.
[1]Convenios de Ginebra (1949), art. 1 común (ibíd., párr. 3).
[2]Convenios de Ginebra (1949), art. 3 común, que estipula, entre otras cosas, que: “En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio de una de las Altas Partes Contratantes, cada una de las Partes en conflicto tendrá la obligación de aplicar, como mínimo, las siguientes disposiciones: 1) Las personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad, herida, detención o por cualquier otra causa, serán, en todas las circunstancias, tratadas con humanidad, sin distinción alguna de índole desfavorable, basada en la raza, el color, la religión o la creencia, el sexo, el nacimiento o la fortuna, o cualquier otro criterio análogo”.
[3]Convención de Viena sobre el derecho de los tratados (1969), art. 60, párr. 5 (citado en vol. II, cap. 40, párr. 197).
[4]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párrs. 206 y 207), Australia (ibíd., párr. 200), Bélgica (ibíd., párr. 201), Canadá (ibíd., párrs. 202 y 203), Colombia (ibíd., párr. 204), Ecuador (ibíd., párr. 205), España (ibíd., párr. 213), Estados Unidos (ibíd., párrs. 215 y 216), Francia (ibíd., párrs. 208 y 209), Israel (ibíd., párr. 210), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 212), Países Bajos (ibíd., párr. 211) y Reino Unido (ibíd., párr. 214).
[5]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párrs. 206 y 207), Canadá (ibíd., párr. 202), Estados Unidos (ibíd., párrs. 215 y 216) e Israel (ibíd., párr. 210).
[6]Estados Unidos, Tribunal Militar de Nuremberg, Von Leeb (High Command Trial) case (ibíd., párr. 219); Países Bajos, Tribunal Especial de Casación, Rauter case (ibíd., párr. 218).
[7]V., v.g., las declaraciones de Bélgica (ibíd., párr. 220), Estados Unidos (ibíd., párr. 226), India (ibíd., párr. 221), Irak (ibíd., párr. 222), Islas Salomón (ibíd., párr. 224), México (ibíd., párr. 223) y Reino Unido (ibíd., párr. 225).
[8]CIJ, Namibia case, opinión consultiva (ibíd., párr. 231); TPIY, Martic case, examen del auto de procesamiento (ibíd., párr. 232) y Kupreskic case, fallo (ibíd., párr. 233).