Norma 135. Los niños afectados por los conflictos armados tienen derecho a un respeto y protección especiales.
Volumen II, capítulo 39, sección B.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable tanto en los conflictos armados internacionales como en los no internacionales.
La obligación de otorgar una protección especial a los niños figura en numerosas disposiciones del IV Convenio de Ginebra y el Protocolo adicional I.[1] Esas disposiciones hacen referencia al suministro de alimentos, ropa y tónicos, el cuidado de niños huérfanos o separados de sus familiares, el trato debido durante la privación de libertad y la distribución de envíos de socorro. El Protocolo adicional I dispone, además, de forma más general, que: “Los niños serán objeto de un respeto especial”.[2] Las normas pertinentes de la Convención sobre los Derechos del Niño y la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar del Niño se mencionan más abajo.
En muchos manuales militares se exigen un respeto y protección especiales para los niños.[3] La legislación de varios países establece también esta norma.[4] La corroboran, además, diversas declaraciones oficiales y otros tipos de práctica,[5] que incluyen referencias a la obligación general de respeto y protección expresadas por Estados que no son Partes, o no lo eran a la sazón, en el Protocolo adicional I.[6]
El Protocolo adicional II estipula que: “Se proporcionarán a los niños los cuidados y la ayuda que necesiten”.[7] Según la Convención sobre los Derechos del Niño, los Estados deben respetar y garantizar el respeto de las normas de derecho internacional humanitario relativas a los niños y adoptar “todas las medidas posibles para asegurar la protección y el cuidado de los niños afectados por un conflicto armado”.[8] Esta obligación está redactada en términos similares en la Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar del Niño.[9] La exigencia de un respeto y protección especiales para los niños figura en otros instrumentos referentes, asimismo, a los conflictos armados no internacionales.[10]
La obligación de respetar y proteger a los niños en los conflictos armados se expresa en muchos manuales militares que son aplicables, o se han aplicado, en conflictos armados no internacionales.[11] La corroboran, asimismo, otros tipos de práctica en el contexto de los conflictos armados no internacionales.[12]
En varias resoluciones del Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas se ha hecho también alusión a esta norma en el contexto de conflictos concretos, como los de Sierra Leona y Sudán, pero también en general.[13] En una resolución sobre los niños en los conflictos armados aprobada en 1999, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas exhortó a las partes en los conflictos armados a que tomasen “medidas factibles en el curso de ellos para minimizar los daños sufridos por los niños”.[14]
Las Conferencias Internacionales de la Cruz roja y de la Media Luna Roja de 1986 y 1995 aprobaron resoluciones en las que se insistía en la importancia del respeto y la protección de los niños en los conflictos armados.[15] En el Plan de acción para los años 2000-2003, aprobado por la XXVII Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en 1999, se solicitó que todas las partes en un conflicto armado tomasen medidas eficaces para asegurarse de que “los niños reciben la especial protección, cuidado y asistencia” a los que tienen derecho.[16]
La práctica indica que el respeto y protección especiales debidos a los niños afectados por los conflictos armados comprenden, en particular:
• la protección contra todas las formas de violencia sexual (véase también la norma 93);
• la separación de los adultos cuando estén privados de libertad, a menos que sean miembros de la misma familia (véase también la norma 20);
• el acceso a la educación, alimentos y asistencia sanitaria (véanse también la normas 55, 118 y 131);
• la evacuación de las zonas de combate por razones de seguridad (véase también la norma 129);
• la reunión de los niños no acompañados con sus familiares (véanse también las normas 105 y 131).
El Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas ha recordado que las disposiciones esenciales para el ejercicio de los derechos de los niños afectados por los conflictos armados comprenden: la protección de los niños en el entorno familiar; la prestación de cuidados y asistencia esenciales; el acceso a los alimentos, atención médica y educación; la prohibición de la tortura, los abusos o el abandono; la prohibición de la pena capital; la preservación del entorno cultural del niño; la protección en situaciones de privación de libertad y la garantía de una asistencia y un socorro humanitarios a los niños en los conflictos armados.[17]
Según la Convención sobre los Derechos del Niño, “se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad”.[18] Los Convenios de Ginebra y los Protocolos adicionales utilizan límites de edad distintos para diferentes medidas deprotección de los niños, aunque 15 años es el más común.[19]
El IV Convenio de Ginebra establece que no puede “dictarse sentencia de muerte contra una persona protegida cuya edad sea de menos de dieciocho años cuando cometa la infracción”.[20] El Protocolo adicional I dispone que no puede ejecutarse “la pena de muerte impuesta por una infracción cometida en relación con el conflicto armado a personas que, en el momento de la infracción, fuesen menores de dieciocho años”.[21] El Protocolo adicional II prohíbe que se imponga la pena capital a niños menores de dieciocho años de edad.[22] Estas normas figuran, asimismo, en varios manuales militares.[23]
La prohibición de imponer la pena capital a niños menores de dieciocho años se expresa también en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos del Niño.[24]
[1]IV Convenio de Ginebra (1949), arts. 23, 24, 38, 50, 76 y 89 (ibíd., párrs. 139 a 144); Protocolo adicional I (1977), art. 70, párr. 1 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 146).
[2]Protocolo adicional I (1977), art. 77, párr. 1 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 147).
[3]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 174), Argentina (ibíd., párrs. 162 y 163), Australia (ibíd., párr. 165), Benin (ibíd., párr. 166), Canadá (ibíd., párr. 167), Colombia (ibíd., párr. 168), Ecuador (ibíd., párr. 169), El Salvador (ibíd., párrs. 170 y 171), España (ibíd., párr. 187), Estados Unidos (ibíd., pá- rrs. 193 a 195), Filipinas (ibíd., párr. 186), Francia (ibíd., párrs. 172 y 173), India (ibíd., párrs. 175 y 176), Indonesia (ibíd., párr. 177), Italia (ibíd., párr. 178), Kenya (ibíd., párr. 179), Madagascar (ibíd., párr. 180), Marruecos (ibíd., párr. 181), Nicaragua (ibíd., párr. 184), Nigeria (ibíd., párr. 185), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 183), Países Bajos (ibíd., párr. 182), Reino Unido (ibíd., párrs. 191 y 192), Suecia (ibíd., párr. 188), Suiza (ibíd., párr. 189) y Togo (ibíd., párr. 190).
[4]V., v.g., la legislación de Azerbaiyán (ibíd., párr. 197), Bangladesh (ibíd., párr. 198), Belarús (ibíd., párr. 199), Irlanda (ibíd., párr. 200), Noruega (ibíd., párr. 201) y Venezuela (ibíd., párr. 202); v. también el proyecto de ley de Argentina (ibíd., párr. 196).
[5]V., v.g., las declaraciones de Estados Unidos (ibíd., párr.214) y Francia (ibíd., párr. 205), así como la práctica de Indonesia (ibíd., párr. 207).
[6]V., v.g., los manuales militares de Estados Unidos (ibíd., párr. 195), Filipinas (ibíd., párr. 186), India (ibíd., párr. 175) y Nigeria (ibíd., párr. 185), así como las declaraciones de Estados Unidos ( ibíd. , párr. 214) e Indonesia (ibíd., párr. 207).
[7] Protocolo adicional II (1977), art. 4, párr. 3 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 148).
[8] Convención sobre los Derechos del Niño (1989), art. 38 (ibíd., párr. 149).
[9] Carta Africana sobre los Derechos y el Bienestar del Niño (1990), art. 22 (ibíd., párr. 151).
[10] Memorandum of Understanding on the Application of IHL between Croatia and the SFRY (1991), párr. 4 (ibíd., párr. 156); Agreement on the Application of IHL between the Parties to the Conflict in Bosnia and Herzegovina (1992), párr. 2.3 (ibíd., párr. 157); Comprehensive Agreement on Respect for Human Rights and IHL in the Philippines (1998), Part III, art. 2(24) (ibíd., párr. 158); Boletín del Secretario General de las Naciones Unidas, sección 7.4 (ibíd., párr. 159); Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, párr. 26 (ibíd., párr. 160); Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (2000), art. 24 (ibíd., párr. 161).
[11] V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 174), Argentina (ibíd., párr. 163), Australia (ibíd., párr. 165), Benin (ibíd., párr. 166), Canadá (ibíd., párr. 167), Colombia (ibíd., párr. 168), Ecuador (ibíd., párr. 169), El Salvador (ibíd., párrs. 170 y 171), España (ibíd., párr. 187), Filipinas (ibíd., párr. 186), Francia (ibíd., párr. 173), India (ibíd., párrs. 175 y 176), Italia (ibíd., párr. 178), Kenya (ibíd., párr. 179), Madagascar (ibíd., párr. 180), Nicaragua (ibíd., párr. 184), Nigeria (ibíd., párr. 185), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 183) y Togo (ibíd., párr. 190).
[12] V., v.g., la práctica de Colombia (ibíd., párr. 204), Ghana (ibíd., párr. 206), Filipinas (ibíd., párr. 209), Sri Lanka (ibíd., párr. 210) y Sudán (ibíd., párrs. 211 y 212).
[13] V., v.g., Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Res. 1181 (ibíd., párr. 216), Res. 1296 (ibíd., párr. 218) y Res. 1314 (ibíd., párr. 219); Asamblea General de las Naciones Unidas, Res. 48/157 (ibíd., párr. 223) y Res. 55/116 (ibíd., párr. 224).
[14] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Res. 1261 (ibíd., párr. 217).
[15]XXV Conferencia Internacional de la Cruz Roja, Res. IX (ibíd., párr. 237); XXVI Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, Res. 2 (ibíd., párr. 238).
[16]XXVII Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, Res. 1 (aprobada por consenso) (ibíd., párr. 239).
[17]Comité de los Derechos del Niño, Report on the Second session, UN Doc. CRC/C/10, 19 de octubre de 1992, párr. 73.
[18]Convención sobre los Derechos del Niño (1989), art. 1.
[19]Dieciocho años de edad: obligar a trabajar en los territorios ocupados (IV Convenio de Ginebra, art. 51), dictar pena de muerte (IV Convenio de Ginebra, art. 68) (citado en vol. II, cap. 39, párr. 347), ejecutar la pena de muerte (Protocolo adicional I, art. 77 (aprobado por consenso)) (ibíd., párr. 350), dictar pena de muerte (Protocolo adicional II, art. 6 (aprobado por consenso)) (ibíd., párr. 351); 15 años de edad: medidas para asegurarse de que los huérfanos y los niños separados de sus familias no queden abandonados (IV Convenio de Ginebra, art. 24) (ibíd., párr. 140), mismo trato preferencial para los extranjeros que para los nacionales (IV Convenio de Ginebra, art. 38) (ibíd., párr. 141), medidas preferenciales adoptadas antes de la ocupación con respecto a la nutrición, la asistencia médica y la protección (IV Convenio de Ginebra, art. 50) (ibíd., párr. 142), suplementos de alimentación para los niños, proporcionados a sus necesidades fisiológicas (IV Convenio de Ginebra, art. 89) (ibíd., párr. 144), participación en las hostilidades y reclutamiento (Protocolo adicional I, art. 77 (aprobado por consenso), y Protocolo adicional II, art. 4 (aprobado por consenso)) (ibíd., párrs. 379 y 380); 12 años de edad: disposiciones para que todos los niños menores de 12 años estén identificados mediante placas de identidad u otros medios (IV Convenio de Ginebra, art. 24).
[20]IV Convenio de Ginebra (1949), art. 68, cuarto párrafo (citado en vol. II, cap. 39, párr. 347).
[21]Protocolo adicional I (1977), art. 77, párr. 5 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 350).
[22]Protocolo adicional II (1977), art. 6, párr. 4 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 351).
[23]V., v.g., los manuales militares de Argentina (ibíd., párrs. 355 y 356), Australia (ibíd., párr. 357), Canadá (ibíd., párr. 358), Estados Unidos (ibíd., párr. 364), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 361), Países Bajos (ibíd., párr. 360), Reino Unido (ibíd., párr. 363) y Suiza (ibíd., párr. 362).
[24]Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966), art. 6, párr. 5 (ibíd., párr. 348); Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), art. 4, párr. 5 (ibíd., párr. 349); Convención sobre los Derechos del Niño (1989), art. 37, apdo. a) (ibíd., párr. 352).