Norma 107. Espías 

Norma 107. Los combatientes que son capturados mientras realizan actividades de espionaje no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra. No podrán ser juzgados ni condenados sin proceso previo.
Volumen II, capítulo 33, sección B.
La práctica de los Estados establece esta regla como una norma de derecho internacional consuetudinario aplicable en los conflictos armados internacionales.
La norma que estipula que los combatientes que participan en actividades de espionaje no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra y pueden ser juzgados por ello es una antigua norma de derecho internacional consuetudinario reconocida ya en el Código de Lieber, la Declaración de Bruselas y el Reglamento de La Haya.[1] Se establece, asimismo, en el Protocolo adicional I.[2]
En numerosos manuales militares se especifica que los combatientes que participan en actividades de espionaje no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra y que pueden ser considerados como espías.[3]
No se ha hallado ninguna práctica oficial contraria.
Se trata asimismo de una práctica antigua, reconocida ya en el Código de Lieber, la Declaración de Bruselas y el Reglamento de La Haya, según la cual el espionaje se define como el hecho de recoger o tratar de recoger información dentro de un territorio controlado por una parte adversa obrando con falsos pretextos o de modo deliberadamente clandestino.[4] La definición incluye a los combatientes vestidos de paisano o que llevan el uniforme del adversario, pero excluye a los combatientes que reúnen información vestidos con su propio uniforme. Esta definición está actualmente codificada en el Protocolo adicional I[5] y se expresa en numerosos manuales militares.[6]
Además, esta norma se aplica solamente a los espías cogidos in fraganti mientras se encuentran en el territorio controlado por el enemigo. La Declaración de Bruselas y el Reglamento de La Haya reconocen que un espía que vuelve con sus fuerzas armadas y que es capturado posteriormente debe ser tratado como un prisionero de guerra y no incurre en responsabilidad por actividades de espionaje anteriores.[7] Esta norma se establece también en el Protocolo adicional I[8] y se reconoce en numerosos manuales militares.[9]
No debe castigarse a un espía cogido in fraganti sin proceso previo. Esta obligación se reconocía ya en la Declaración de Bruselas y el Reglamento de La Haya.[10] Se establece, asimismo, en diversos manuales militares.[11] Los espías capturados tienen derecho a las garantías fundamentales establecidas en el capítulo 32, inclusive el derecho a un proceso equitativo (véase la norma 100). Así se destaca en los manuales militares de Alemania, Canadá, Nigeria y Nueva Zelandia.[12] Se expresa también en el Protocolo adicional I, que señala que toda persona que no tenga derecho al estatuto de prisionero de guerra y que no se beneficie del trato más favorable de conformidad con el IV Convenio de Ginebra, sigue gozando de las garantías fundamentales enunciadas en el artículo 75 del Protocolo adicional I.[13] Por consiguiente, está prohibida la ejecución sumaria de espías.
[1]Código de Lieber (1863), art. 88 (ibíd., párr. 181); Declaración de Bruselas (1874), arts. 20 y 21 (ibíd., párr. 182); Reglamento de La Haya (1907), arts. 30 y 31 (ibíd., párr. 178).
[2]Protocolo adicional I (1977), art. 46, párr. 1 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 179).
[3]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 197), Argentina (ibíd., párr. 186), Australia (ibíd., párr. 187), Bélgica (ibíd., párr. 188), Camerún (ibíd., párrs. 189 y 190), Canadá (ibíd., párr. 191), Croacia (ibíd., párrs. 192 y 193), Ecuador (ibíd., párr. 194), España (ibíd., párr. 208), Estados Unidos (ibíd., párr. 213), Francia (ibíd., párrs. 195 y 196), Hungría (ibíd., párr. 198), Israel (ibíd., párr. 199), Italia (ibíd., párr. 200), Kenya (ibíd., párr. 201), Madagascar (ibíd., párr. 202), Nigeria (ibíd., párrs. 205 y 206), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 204), Países Bajos (ibíd., párr. 203), Reino Unido (ibíd., párrs. 211 y 212), Sudáfrica (ibíd., párr. 207), Suecia (ibíd., párr. 209), Suiza (ibíd., párr. 210) y Yugoslavia (ibíd., párr. 214).
[4]Código de Lieber (1863), art. 88 (ibíd., párr. 145); Declaración de Bruselas (1874), art. 19 (ibíd., párr. 146); Reglamento de La Haya (1907), art. 29 (ibíd., párr. 143).
[5]Protocolo adicional I (1977), art. 46, párr. 2 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 144).
[6]V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 157), Argentina ( ibíd. , párr. 149), Australia (ibíd., párrs. 150 y 151), Bélgica (ibíd., párr. 152), Camerún (ibíd., párr. 153), Canadá (ibíd., párr. 154), Ecuador (ibíd., párr. 155), España ( ibíd. , párr. 163), Estados Unidos (ibíd., párr. 166), Francia (ibíd., párr. 156), Kenya (ibíd., párr. 158), Nigeria (ibíd., párr. 161), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 160), Países Bajos (ibíd., párr. 159), Reino Unido (ibíd., párr. 165), Sudáfrica (ibíd., párr. 162), Suiza (ibíd., párr. 164) y Yugoslavia (ibíd., párr. 167).
[7]Declaración de Bruselas (1874), art. 21 (ibíd., párr. 182); Reglamento de La Haya (1907), art. 31 (ibíd., párr. 178).
[8]Protocolo adicional I (1977), art. 46, párr. 4 (aprobado por consenso).
[9]V., v.g., los manuales militares de Argentina (citado en vol. II, cap. 33, párr. 186), Canadá (ibíd., párr. 191), Ecuador (ibíd., párr. 194), Estados Unidos (ibíd., párr. 213), Israel ( ibíd., párr. 199), Kenya (ibíd., párr. 201), Nigeria (ibíd., párr. 206), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 204), Países Bajos (ibíd., párr. 203), Reino Unido (ibíd., párr. 212) y Yugoslavia (ibíd., párr. 214).
[10]Declaración de Bruselas (1874), art. 20 (ibíd., párr. 182); Reglamento de La Haya (1907), art. 30 (ibíd., párr. 178).
[11] V., v.g., los manuales militares de Alemania (ibíd., párr. 197), Argentina (ibíd., párr. 186), Bélgica (ibíd., párr. 188), Canadá (ibíd., párr. 191), Estados Unidos (ibíd., párr. 213), Kenya (ibíd., párr. 201), Nigeria (ibíd., párr. 206), Nueva Zelandia (ibíd., párr. 204), Países Bajos (ibíd., párr. 203), Reino Unido (ibíd., párrs. 211 y 212), Suiza (ibíd., párr. 210) y Yugoslavia (ibíd., párr. 214).
[12]V. Alemania, Military Manual (ibíd., párr. 197); Canadá, LOAC Manual (ibíd., párr. 191); Nigeria, Manual on the Laws of War (ibíd., párr. 206) y Nueva Zelandia, Military Manual (ibíd., párr. 204).
[13]Protocolo adicional I, art. 45, párr. 3 (aprobado por consenso) (ibíd., párr. 180).